1397242146-bad-decision-better-than-no-decision-at-all-2

“Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. El nombre de aquel varón era Elimelec (Dios es mi Rey), y el de su mujer, Noemí (Placentera); y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí. Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos.” —Rut 1

Un cambio de casa, de trabajo, buscar una mejor oportunidad económica, son cosas que para muchos al parecer no tienen que ver con su fe. Pero el texto nos dice que una mala decisión en circunstancias difíciles, y sin el consejo del Señor puede ser la ruina. Hubo gran hambre en la tierra que fluye leche y miel, gran hambre en la tierra de Belén (La Casa del Pan). Elimelec, saca a su familia de la tierra prometida de Israel, y los traslada a Moab una tierra pagana para escapar del hambre. Cualquier lugar de escape fuera de la voluntad de Dios es la ruina. Elimelec, no entiende que la hambruna es una sanción del Pacto por la rebeldía de los Israelitas y su propia rebeldía (Dt. 28:17, 23, 38-40, 47-48). Entonces en lugar de correr a Dios en arrepentimiento, escapa a la tierra de Moab. Pero todos hicieron lo que mejor les pareció (Jueces 21:25) , eso fue lo que hizo Elimelec, se guió por la vista y no por la fe. El problema de Elimelec y su Esposa no es la hambruna, es un problema de fe, y “todo lo que no provienen de fe es pecado”. (Romanos. 14.23) Lo que se planificó como una solución temporal se convirtió en diez años de residencia en tierra extraña, diez años desgarradores, oscuros y de perdida. Así también muchos han planificado soluciones temporales lejos de los medios de gracia, han dicho me tomaré solo un tiempo, Dios comprenderá que me ocupo de mi y mi familia, y hoy viven en desgracia.

Los hijos de Elimelec y Noemí, se casan con esposas paganas en desobediencia al mandato de Dios. Y antes de que toda la familia regrese a Belén, Elimelec y sus hijos mueren quedando sepultados en tierra extaña. “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte” (Prov 14.12). La historia es mucho peor ahora, con tres mujeres sin nada, en el total desamparo y con el amargo sabor de la muerte. A veces las disciplinas que Dios usa para traer a sus hijos de vuelta son drásticas. Cristo como buen Pastor usa el cayado y también la vara. Se suponía que Moab era el lugar de abundancia pero fue el escenario de perdida total. Noemí no puede soportarlo más y decide regresar. “Ha escuchado que Dios esta bendiciendo los campos de Belén nuevamente” (Rut 1:6), “Ha escuchado que Dios ha visitado a su pueblo” Noemí es un alma desesperada. Ella puede ver la soberanía de Dios con suficiente claridad pero no puede ver la gracia. En su amargura no ve esperanza alguna. Pero este relato termina con una manifestación especial de la gracia de Dios: “Cuando llegaron a Belén, comenzaba la cosecha de cebada” (Rut 1.22) ¡Dios esta haciendo nuevas cosas!, nuevos comienzos, quizás te sientes seco y arruinado por tus malas decisiones, pero si vuelves al Señor en arrepentimiento, podrás ver que Él Señor tiene poder para restaurar. Puede ser que tu vida por un tiempo haya sido una tierra infértil, seca, árida…Pero Él Señor puede sanarla y hacerla dar fruto abundante. Querido Hijo Amado del Señor, vuelve a Él.

Extracto de Sermón predicador por el Rev. Néstor Roubilar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s