preaching-2

“La verdadera conversión es radical y dolorosa a la vez. Vivir una vida santa no es juego de niños. Va en contra de todo lo que sabemos y lo que somos por naturaleza”

Stephen Charnock

La realidad que vivimos nos lleva, inevitablemente, a detenernos y examinar el camino en el cual hemos avanzado. No existe (hoy en día) claridad y firmeza con respecto al mensaje que se profesa. Las ideas paganas toman cada vez más terreno dentro de la mente “cristiana” que lo que debería estar haciendo el texto bíblico. Un ejemplo de esto es la creciente demanda que han tenido libros que mayormente hablan sobre redimir la cultura y las formas o métodos para mantener a la “congregación” a gusto. Esto ha formado una mezcla espuria que solo alimenta el corazón caído y llena templos de pecadores no arrepentidos que siguen a un “dios” falso creado al gusto del consumidor. Por otro lado, ante esta lamentable realidad, nuestros jóvenes son cada vez más y más adoctrinados ante las ideologías humanistas que reinan en nuestra sociedad.  El cristianismo una vez más se ve en la necesidad de reafirmar sus dogmas y ser firme ante el paganismo humanista.

 

El corazón del hombre es el mismo en todas las épocas, y requiere siempre la misma medicina, el mismo evangelio que predicaron los grandes predicadores de los siglos pasados. Este es el único evangelio que producirá un bien real en nuestros tiempos.

Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús” (Romanos 3:21-26)

Solo para los pecadores que reconocen su pecaminosidad tendrá sentido el Evangelio. Pero, la evangelización moderna ha perdido de vista este motivo. La santidad es tratada como algo separado de la salvación. Así pues, el mensaje que busca convencer a la gente para que abrace a Cristo es, generalmente, una apelación al auto-interés. El Señorío de Cristo queda excluido y en antropocentrismo es el centro.

Stephen Charnock escribe:

“Muchos pervierten la Palabra de Dios para excusar su pecado. Por ejemplo, la paciencia de Dios se malinterpreta como falta de preocupación por Su parte. La justificación por la fe se tergiversa para convertirla en una licencia para pecar. Que Cristo conversara con pecadores se convierte en una defensa para conservar las malas compañías. Tan mal uso de la verdad revela que hemos convertido nuestros propios afectos viles en nuestra norma, y no la voluntad de Dios. Esto nos recuerda el método del diablo de tergiversar las Escrituras cuando tentó a Cristo” 

Es inevitable para alguien que ha crecido en un sistema ecléctico y lleno de licencias liberales ver el evangelio tan simple como es. Me he topado, mayormente en estos días, con personas que dicen ser creyentes, y hasta profesan una fe “reformada” y “confesional” que se escandalizan ante afirmaciones escriturales simples como: “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos” (1 Juan 2:3). Esto es solo el producto de un condicionamiento doctrinal anti-escritural. Bien lo expresa el Maestro J. Gresham Machen:

“La mayor amenaza para la iglesia cristiana actual no proviene de los enemigos de fuera, sino de los enemigos de adentro; proviene de la presencia, dentro de la iglesia, de un tipo de fe y práctica que es medularmente anti-cristiana”

La confesionalidad dentro de iglesias supuestamente reformadas ha quedado en segundo plano, para dar cabida al “libre pensador” que no tiene nada de sujeción a la SOLA ESCRITURA. Los niños ya no son instruidos en los catecismos de los cuales la iglesia se nutrió grandemente. Y los ministros que juraron ser fieles a sus votos, ahora traicionan a Cristo y su pueblo. No es de extrañar que no se hable en contra del aborto, y que decir de la homosexualidad (Temas de contingencia).

La iglesia por ser “relevante” a cometido graves errores al permitir el ingreso de ideas fundamentadas en el humanismo. Las nuevas “relecturas” de la biblia son pan de cada día en los seminarios. Esto es grave, ya que desde la misma médula eclesial se están preparando “ministros” que no tienen nada que ver con el verdadero evangelio de Jesucristo. Si hoy tenemos un grave problema en la praxis, ha sido elementalmente por la teoría espuria que recorre en muchas congregaciones. Los creyentes ya no desean escuchar sobre la gloria de Dios como fin último, sino que buscan ser refrescados por palabras suaves que no confronten sus vidas de pecado. Debido a esto, el simple evangelio de una vida en piedad y abnegación que solo busca glorificar a Dios y que condena el pecado se ve como “radicalismo”, bien dice Michael Horton:

“La Iglesia apóstata va a expulsar a la Iglesia verdadera, llegando hasta considerar esta persecución como un acto de devoción religiosa, un <<servicio>> hecho a Dios […] El odio del mundo y sus falsas acusaciones contra Cristo y los suyos son evidencia de que el Espíritu está obrando en la Iglesia, como lo estaba en el ministerio terrenal del Señor de esta”

Bien escribe Horton. Por una parte, si esta confrontación está sucediendo, son claras luces que Dios es fiel a su pacto y no dejará su remanente sin el poder de su Espíritu. La iglesia no está sola y nunca lo estará. Al fin y al cabo, los escogidos de Dios oirán las Palabras de Dios y lo seguirán. Ante esto, no nos desanimemos, sino que avancemos en plena fe que Dios cuida de los suyos: “Ustedes, queridos hijos, son de Dios y han vencido a esos falsos profetas, porque el que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo. Ellos son del mundo; por eso hablan desde el punto de vista del mundo, y el mundo los escucha. Nosotros somos de Dios, y todo el que conoce a Dios nos escucha; pero el que no es de Dios no nos escucha. Así distinguimos entre el Espíritu de la verdad y el espíritu del engaño” (1 Juan 4:4-6. NVI)

Liberalismo Teológico, Ideología Neo-marxista, El postmodernismo y el relativismo son sistemas que están destruyendo estructuras dogmáticas para consolidarse ellos mismos como fuente de verdad, es la realidad dentro de varias congregaciones. Quitando a la Escritura su autoridad, la biblia no es la Palabra de Dios, ni está inspirada, todo el cristianismo de los últimos siglos ha existido bajo un inmenso engaño: media raza humana ha sido estafada y engañada, y las iglesias son monumentos a la necedad. Este es el terrible engaño que estos sistemas están propagando. Pero, la Escritura es clara: “Sécase la hierba, marchítase la flor; más la palabra del Dios nuestro permanece para siempre” (Isaías 40:8). Graeme Goldsworthy escribe:

“En vista del rechazo postmoderno a los absolutos, y el relativismo predominante, debemos declarar la unicidad de Dios y la naturaleza absoluta de su autoridad con valentía. La verdad es absoluta y coherente porque es la verdad de un Dios absoluto y coherente. El postmodernismo y el relativismo popular son expresiones de un ateísmo ideológico que es necesario resistir”

Queridos hermanos, no es tiempo de relajos ni de discusiones que no llevan a ninguna parte. Es nuestro deber humillarnos delante de Dios, clamar por un real avivamiento. Ese avivamiento del cual se desprende transformación de vidas. Vidas que son impactadas por la fiel predicación del evangelio en el poder del Espíritu Santo. ¡Oh que nuestro Dios levante hombres valientes que prediquen la verdad! ¡Que el evangelio, ese histórico evangelio vuelva a las calles y el púlpito!

Juan Calvino:

 “Lo cierto es que la fe cristiana no debe fundamentarse en el testimonio de los hombres ni apoyarse en opiniones dudosas, ni tampoco mantenerse con la autoridad de los hombres, sino que ha de estar grabada en nuestros corazones por el dedo de Dios viviente, de modo que ninguna seducción de error la pueda borrar y aniquilar”

Catecismo Mayor de Westminster:

P.191. ¿Qué es lo que pedimos en la segunda petición?

  1. En la segunda petición que dice, «Venga a vosotros tu reino», reconociendo que nosotros y toda la humanidad por naturaleza está bajo el dominio del pecado y de Satanás, pedimos que el reino del pecado y de Satanás sea destruido, y que el evangelio se propague por todo el mundo, que los judíos sean llamados, que la plenitud de los gentiles sean introducidos al reino; que la iglesia sea dotada de todos los oficiales y ordenanzas del evangelio y que sea purificada de la corrupción, protegida y sostenida por la autoridad civil: para que las ordenanzas de Cristo sean administradas con pureza y sean eficaces para la conversión de aquellos que aún están en sus pecados; y para la confirmación, consolación y edificación de quienes ya son convertidos. Para que en el presente Cristo gobierne en nuestros corazones y apresure el tiempo de su segunda venida, y nuestro reinado con Él sea para siempre y para que Él pueda agradarse en ejercer el reinado de su poder en todo el mundo como mejor conduzca a estos fines.

Dios nos ayudes a ser fieles al simple evangelio.

 

Daniel Chamberlin, La Existencia y los Atributos de Dios, Publicaciones AQUILA, 2017.

Gresham Machen, cristianismo y Liberalismo, CLIR, 2013.

Michael Horton, Redescubrir el Espíritu Santo, Editorial Vida, 2017.

Graeme Goldsworthy, Cómo Predicar de Cristo Usando toda la Biblia, TORRENTE DE VIDA, 2012.

Juan Calvino, Respuesta al Cardenal Sadoleto, FELIRE, 2000.

Los Estándares de Westminster, CLIR, 2010.

Escrito Por Pablo Flores Figueroa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s